En medio del silencio. Poema a la Virgen de los Dolores

(En el 50 aniversario de la unión de las cofradías del Stsmo. Cristo de la Expiración y la de las Servitas, cuyo titular era la Virgen de los Dolores. Septiembre 2015)Virgen de los Dolores 2014

Sobre el cristal del agua abrigado por la brisa, amor frío,

eterna compañera sin despego,

flor incomprendida del camino.

Sobre el pecho amortajado en un sueño tiritante de estrellas,

amigas de la noche,

ayúdame a superar el miedo,

quita de mi pecho el hierro que me desnuda en el frío de la mañana,

libera la noche de mis ojos,

que anhelo ser una brisa de plata en medio de la ventana,

un juramento eterno vacío de miedos,

una lágrima que surca el rostro y desemboca en la cálida calma de mi pecho,

un poema de paz entre lirios amarillos,

viejos de amor,

amantes eternos de un amor inacabado,

del arrullo incansable de la madrugada, despiertos de besos y de manos,Salida Cristo Expiración 2014

de llantos rotos en la quietud de las sábanas.

Amiga en la noche impenetrable que acusa y busca vida en la vida,

que se posa en el vientre y lo perfuma,

que se convierte en refugio y abrigo en el camino,

en sal de esperanza,

en ojos que enmarcan el destino y rompe en dolor la náusea,

la angustia del ser que quiero vivir en ti,

manantial permanente de la yaga y el martirio,

de la noche y de sus miedos.

Tras de ti quiero la luz y sus colores,

el iris engrandecido y la palabra rota por el viento helado de amarillos gritos

y enemigos fieles.

El tiempo viste su mejor escaparate,

día a día, persigue el aroma de lo nuevo y lo encumbra,

lo aparta de tu lado y lo hace posible con su manto ajado de caines y de abeles,

de motivos inermes, motivos suficientes  de razones.

Razones y tiempos que alimentan la ilusión,

que quitan del aire, el aire, y lo enmarcan,

viejo lienzo sin aliento que cuando lo miras, son tus ojos

los que encuentro pintados en medio del silencio,

amarrados a una quimera nueva que desborda amor,

que pule el iris y lo llena y lo avasalla,

que lo confunde y lo impregna de tibia luz de esperanza,

que lo eleva por encima de mi y me confunde,

y me acuna en su corazón y me confunde,

y me atrae la sangre de tu sangre y me confunde,

y así me duermo y amanezco día tras día, a tu lado,

en medio de tu manto, protegido y amado,

confiado de no volver nunca a estar sin ti.

Angel Arcís García-Muñoz.  Junio de 2015)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: