Daimiel

28 de diciembre de 2009.

Tras una sequía pertinaz, el mes de diciembre de 2009, se presentó bajo el manto de una lluvia no sólo necesaria, sino salvífica, por el momento, cuando las siembras del cereal clamaban agua, el cielo, no acostumbradoa ello en estas tierras, les entregó este oro maravilloso.

Pero nuestra región poco acostumbrada, ofreció su corazón, que poco a poco fue inundando todas sus arterias, hasta que éstas se desbordaron. El pantano de Vallermoso abrió sus compuertas, ante la crecida del río Azuer por Villanueva de los Infantes y el agua, antes bendecida, se tornó en arroyo desbancado y asoló los pueblos cercanos de Membrilla y Manzanares, inundando muchas hectáreas de terreno, con estas premisas el alma del río llegó a las tierras ya empapadas de Daimiel, empezando a inundar las vegas bajas y los barrancos provocados al hacer la autovía, donde el cauce no es profundo, el día 25 de diciembre, día de Navidad. El pueblo de Daimiel, pudo observar, a lo largo de este fin de semana, correr este agua sucia y marrón llena de obstaculos que unas veces la naturaleza arrojó al cauce y otras la mano injusta del hombre llenándolo de desverguenza, y así el agua llegó al paraje de “La Máquina”, donde hubo que desbrozar el puente que le cruza a cien metros de su desembocadura en el callado, inexistente, ajado, roto, desecado, insultado río Guadiana.

El agua empezó a avanzar por este cauce ávido de sangre con que alimentar a los pobladores del entorno, llenando ojos (sus famosos Ojos del Guadiana), barrancos y hundimientos, despacio. ¿Hasta dónde? en 1996 pudo llegar al paraje de “Griñón”, eran otras circunstancias, no había tanta sequía, la presa de Puente Navarro tenía cierta cantidad de agua, el Río Ciguela incorporaba agua a las Tablas de Daimiel y éstas  desembalsaban agua por el cauce del río Guadiana que para no perderse al desbordarse la presa de Puente Navarro, abrió los ojos del puente de Molemocho y el Guadiana corrió contra corriente hasta el paraje de Griñón, pero las dos corrientes no llegaron a juntarse, doscientos metros las separaron.

Hoy es distinto, estamos partiendo de cero, hemos oído que han abierto la presa de Peñarroya donde desaguan las lagunas de Ruidera y que por ello el acuifero se recuperará un mínimo, ¿Pero? seguirá lloviendo, hasta ahora llevamos 200 litros desde mediados de diciembre cuando empezo a nevar, hoy día 29 de diciembre sigue lloviendo.

Otras zonas de Ciudad Real están llorando los desastres de estas lluvías caidas en tan pocas fechas: Calzada de Calatrava, Villanueva, Montiel, entre otras. La Naturaleza no es justa, hoy tampoco a pesar del agua que tantas veces hemos pedido gritando al cielo.

Estas fotos están hechas desde el puente viejo en el río Azuer.

Daimiel a 31 de diciembre de 2009, día de San Silvestre. Ayer volví a pasar por los mismos lugares del día 27 y por otros nuevos del cauce del río Azuer y en la desembocadura del río Azuer en el guadiana en el paraje de “la Máquina” y lo que vi, no era ni más ni menos que lo esperado, la vega por donde el río Azuer silencia su cauce todo el año, se ha convertido en un mar marrón imparable, aumentando momento a momento su nivel ya que el Río se desangra por sus límites. Es posible que sean estos ojos creados por la mano del hombre los causantes de que el Río no se haya desbordado en Daimiel, ya que por el paso del Puente de la carretera de Madrid está alto y unos metros antes va al máximo nivel, no es de descartar este hecho para los próximos días, ya que sigue lloviendo, menos que la semana pasada, pero llover sobre mojado, ya es mucho aunque sea poca la lluvia (30 litros aproximadamente entre lunes y miércoles).

Volví a tomar unas fotos en el Puente Viejo, en ellas se nota la subida del caudal bastante, después bajé hasta la desembocadura del río Azuer en el guadiana y a pie de la misma hice otras fotos que nos demuestran varios hechos, el primero es el lamentable espectaculo del río Guadiana insultado de deshechos humanos, el segundo es la estrechura del cauce, cada vez más derruido como si ya nadie quisiera que existiera, como si de una verguenza se tratara, lleno de infinidad de piedras, escombros y restos de árboles muertos, ningún estamento los limpia, el tercer hecho es la cantidad de agua que el Azuer le inyecta, tanta que parece un “Señor”  rojo de vega, pero señor.

¡Dios, quien soñara alguna vez, correr tus aguas desde los ojos, cavar tu cauce gota a gota sobre el cauce arado de Zuacorta, avanzar silencioso con sabor a ova y cangrejo, con sabor a junco y lucio, enseñorearnos por la Máquina, piropearte en la Parrilla, abrazarte en el Nuevo, quererte con el alma en Griñón, beber tus huesos en Molemocho,esposarnos contigo en Puente Navarro, coronarte en Flor de Rivera, besarte con el Cigüela en las mismas puertas de las Tablas, amarnos durante toda la vida, pero eso no es un sueño, eso es otra historia, quizás de mucha más agua y de mucha más verguenza, de toda la verguenza de esta tierra!

Algunas fotos de esta segunda salida, el resto las podéis ver en la página princiapl.

Día 3 de enero de 2010.

Ayer volví al río, a ese río donde se asentaron hace muchos años los primeros pobladores y a quien les dío su agua y su alimento, ese río hoy, errático y ayer desaparecido, ese río que se ha cobrado sus escrituras y su registro con creces, unos dirán que provocado por la apertura de las presas en Vallehermoso, otros dirán que por que ese terreno era suyo, al fín y al cabo que más da cual sea la causa, el río no toma partido ni entiende de política, toma lo que ha de tomar desde que se inventó el mundo, el que no lo entienda, que pruebe a ponerle puertas al campo, en Daimiel los políticos hace décadas no lo entendieron, a pesar de las muchas advertencias. Y poblaron sus márgenes de un complejo deportivo bastante importante (Todavía sigue haciéndose y ampliando), hoy anegado en algunas partes por este río al que despreciaron, despreciando con ello nuestros orígenes.

Después me acerqué al entronque con su padre, el ignorado Guadiana en la Máquina y desde allí, recorrí sus laderas carcomidas hasta el paraje del Nuevo, y vi como se hunde bajo nuestros pies la tierra que alberga y lo sostiene. Próxima estación Griñón, espués de rellenar los “ojos de la Señora” cerca de la Peñuela. ¿Llegará? en 1996 le falgtaron 100m. Pero la historia hoy es distinta. 

¡Cómo ha cambiado en tan sólo tres días, este agua furiosa, ya invade la tierra en la máquina, donde el puente que cruza el Azuer no da toda la salida que requiere, no es de extrañar que de seguir así salte por encima, pues en tan sólo tres días el nivel ha pasado de 85 cm. a 165 cm.!

Adjunto más fotos de esta excursión. Si queréis ver más pinchar en more photos al final de la página principal.

Día 5 de enero de 2010.

Hablan por mi las imágenes que a continuación van. Sólo decir, que ayer 4 me acerqué al puente viejo e hice unas pocas fotos, en las que se observaba que el cauce había descendido unos 30 cm. pues era lo normal, pero hoy una llamada de teléfono me ha vuelto a poner en movimiento, ya que no pensaba en esta subida del caudal del Azuer, al llegar al río, lo indescriptible, carretera cortada a Madrid, diques rodeando la zona de los deportivos, la Granja Escuela arrasada y el agua a las puertas delm supermercado Intermarché, si no está inundado es por el dique que hace una muralla de la antigua alcoholera y el que produce el antiguo canal de riego de la finca de la Granja Escuela.

Vean las fotos (para ver más pinchen en la última foto)

15 de enero de 2010.

El río azuer sigue corriendo, interminable lengua de agua que se funde en el río guadiana. Daimiel ha seguido inundado día si y día no, tras las crecidas del río Azuer, como consecuencia de las últimas lluvias (incluida la nevada del día 11) hasta la fecha en enero se llevan recogidos cerca de 100 l. Hoy 15 de enero es un día de ello, tras la apertura de la presa de Vallehermoso. Este agua empuja fuerte en el Guadiana que ya llega al paraje de Griñón, concretamente a 20 m. del puente, en la anterior vez, el río Guadiana llegó a este paraje pero se quedó algo más lejos, en la actualidad sigue llegando el agua en gran cantidad, en el 1996 fue al final cuando ya no aportaba agua el Azuer, por lo que pensamos que de seguir así 10 o 15 días más, puede llegar a Molemocho y comoconsecuencia de ello a las Tablas. Veremos.

18 de enero de 2010.

El rio Azuer sigue aportando una gran cantidad de agua al Guadiana, ver fotos en la Maquina y en la desembocadura. En el Paraje del Nuevo llega con una fuerza impresionante y con una gran cantidad de agua, una vez que todos los ojos están llenos y asi el 15 de enero llego al paraje de Griñón, concretamente hasta el mismo puente del camino que lleva a Villarrubia de los Ojos. Pero el día 18 ese agua había desaparecido, el cauce del Guadiana retrocede cien metros y la altura en ojos cercanos baja cerca de un metro y en otros desaparece el agua.

¿Qué ha pasado? el agua no se ha evaporado ni nada, la explicación posible es que por el peso de este agua se haya hundido la parte inferior de un ojo y haya caído a otro mas profundo tragándose toda el agua, que volverá a surgir cuando se llene este nuevo ojo. Pensemos que esta zona es un imnumerable mundo de ojos subterraneos que nadie sabe donde acaban, lo que si se sabe es que todo este agua va a parar al Acuífero 23. Mediciones hechas en las Tablas dicen que el agua está de la superficie a 20 m. luego aún queda. Ver estas fotos tomadas el 18 de enero de 2010.

31 de enro de 2010.

El agua que aporta el Azuer al Guadiana es menor que días antes, ello ha hecho que el río en el paraje del Nuevo ya no corra en su camino hacia Grión, en estre tozo del cauce sólo hay algunos charcos, toda el agua se va al asubsuelo, al acuífero, ¡Cuánta agua no habrá entrado y pueda entrar! que aunque el azuer corre no es suficiente para que lo haga su padre el Guadiana. Ha dejado de llover desde hace quince días y eso se nota en una tierra con tanta necesidad y de tanta escasez con los acuiferos (23 y 24) en situaciones críticas que para que se llenen tendría que estar llorando el cielo algunos meses seguidos más.

El 4 de febrero ha vuelto a llover, 16 l. por metro cuadrado, no es mucho pero seguro que va a ayudar y la semana del 8 al 15 se esperan también lluvias, veremos que pasa.

23 de febrero de 2010

Hoy he paseado por las cercanías del río Azuer a su paso por Daimiel, el paseo era intencionado y no casual ya que tenía noticias que iban a abrir la presa de Vallehermoso, y de verdad, la abrieron.

Era llover sobre mojado como dice un refrán popular, ya que el río ha venido todos los días con bastante agua. La semana pasada en la que tuvimos un espacio de tiempo sin lluvias, el Azuer llevaba un cauce apreciable, bien es verdad que no era el cauce de hace un mes y que por el paraje del Nuevo dejó de correr el agua y que desde aquí hasta el paraje de Griñón no corría el líquido elemento, pero el río nunca dejó de aportar agua al Guadiana y poco a poco se iban llenando los ojos que estáticamente se beben toda el agua que llegaba al cauce, también es verdad que el río Jigüela que recoge las aguas del Záncara y como consecuencia el sobrante del pantano de Peñarroya, ha inundado las Tablas de Daimiel hasta el punto de que estas aguas corren Guadiana arriba por Molemocho hasta Griñón y que la presa de Puente Navarro ya está a su nivel máximo y la expulsa por su parte superior, bien es verdad que la tierra ya no traga más porque no tiene donde alojarla.

Todo esto hace que con pocas precipitaciones el agua discurra por su cauce natural, este fin de semana han caído alrededor de 40 l. y se acumule con la que ya estaba camino del gran pantano, el Acuífero 23, este si que todavía tiene resquicios donde ubicar este bien necesario y fundamental, no olvidemos que hasta su afloramiento natural en los Ojos del Guadiana, allá por la intercesión de las carreteras de Daimielo a Madrid y Manzanares a Villarrubia de los Ojos, aún le quedan 20 metros hasta este aloramiento en superficie, 20 metros de altura y una anchura inmensa (aproximadamente desde Torrlaba de Calatrava a Tomellos y Alcázar).

Pero mientras este agua se filtra, se anegan las tierras superficiales, siempre se ha dicho que no llueve a gusto de todos, y los agricultores ribereños sufren estas lamentables consecuencias.

Quien pudiera ver el Guadiana correr desde los Ojos, navegar su cristalina agua por el cauce arado de Zua Corta, esto requiere más agua, pero no es bueno tragarsela de golpe, un descanso ahora y vuelta a empezar el año que viene sería lo ideal.

Hoy por hoy el Azuer a vuelto a reventar y desde el sábado el agua del Azuer se ha unido en Griñón con la del Guadiana que navega cauce arriba, podemos decir que el río Guadiana es señor a medias, le falta la viveza en sus ojos muertos, vacios de lágrimas.

Le falta su llanto, ese llanto que da dado vida a cientos de familias no hace muchos años.

Las fotos que intercalo son del sábado y de hoy martes 23 de febrero de 2010

Anuncios

Una respuesta

  1. Me ha gustado el artículo, Ángel. Enhorabuena. Te invito a que visites http://www.elguadiana.blogspot.com. Luego me cuentas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: