14 de noviembre de 2012, el Azuer se ha evaporado, el Guadiana en la Máquina no corre, tampoco corre en el Nuevo, si corre en Griñón y en Molemocho.

Es miércoles 14 de noviembre de 2012, he paseado siguiendo el curso de nuestros ríos ante la dicotomía si corre-no corre el Guadiana. Vamos por partes.

El sábado pasado día 10 se puede decir que no se veía movimiento alguno en el río Guadiana, si en el Azuer como expusimos en artículo y fotos más abajo.

En el artículo sobre las Tablas del mismo día se hizo una foto de unos patos sobre una isla en el cauce del Guadiana a la altura de Molemocho, hoy 14 de noviembre esa isla existe llena de patos, pero reducida; que quiere decir, el agua ha subido de nivel en este paraje.

Hoy el agua del cauce del Azuer se ha evaporado, no circula (fotos una y dos), se ha secado; en la Máquina no hay agua, cauce ya del Guadiana, lo que quiere decir que no hay emanaciones  de los “Ojos” tradicionales, aquellos que se encuentran en la confluencia de la carretera de Madrid con la de Villarrubia de los Ojos a Manzanares, a unos ocho km. de Daimiel, tampoco circula el agua en el Nuevo, aunque si hay “ojos” sobre el cauce del río Guadiana que tienen bastante agua, pero no la suficiente para hacer correr el río por este paraje (fotos tres, cuatro y cinco).

En la zona de Griñón, vemos que el agua ha subido de nivel, pero hay un ojo junto al camino que está por debajo del nivel que tenía hace seis meses cuando se comunicaba con la laguna principal de esta zona, esto es significativo e importante porque este ascenso de nivel ha hecho que el río corra y llegue a Molemocho donde se nota la subida de nivel del agua en zonas que hace sólo tres días no estaban inundadas y hoy si lo están y en esa isla donde se cobijan ánades que hoy tiene una dimensión menor que el día 10 de noviembre (fotos restantes).

Que ha ocurrido, supongo (no lo he visto) que hay afloramientos entre el Nuevo y Griñón, como ya dijeron los técnicos, lo suficientemente importantes para expulsar agua y hacer que la subida en el nivel de éstas en esta zona sea significativa y conlleve que discurra el agua en su dirección natural hacia las Tablas de Daimiel. Esto es así porque el acuífero está inclinado hacia nuestro paraje más importante, aflorando por escorrentías naturales en las Tablas, ha bastado que haya subido un poco el nivel freático del acuífero 23 y que se hunda parte de la turba (que ahora pesa más por estar empapada por los más de 200 l. de agua que han caido en dos meses) para formarse estos “ojos” y su excedente llegue a provocar el fenómeno que por insólito, no es menos deseado entre nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: